sábado, 28 de noviembre de 2015

UNA MIRADA A LA INSTITUCIONALIDAD DE GÉNERO EN LA CIUDAD DE CARTAGENA Y EL DEPARTAMENTO DE BOLÍVAR



DOCUMENTO DE ANÁLISIS
Por:
Consuelo Arnaíz Pedrosa (QEPD)
Rubiela Valderrama Hoyos

Este documento se construyó por sugerencia de la compañera Consuelo Arnaiz Pedrosa, a quien agradecemos su permanente disposición, apoyo y amor a la causa de las mujeres de Cartagena y Bolívar. Consuelo Arnaíz, no está  físicamente con nosotras, pero su pensamiento siempre nos acompañará, por eso le dedicamos esta publicación.

Cartagena de indias, 25 de Noviembre de 2015 .









ÍNDICE

Ø  La Mesa del Movimiento Social

Ø  Las Autoras
Ø  Introducción

I. LA IMPORTANCIA DE LA INSTITUCIONALIDAD DE GÉNERO Y SUS MECANISMOS.
- Consuelo Arnaíz Pedroza (QEPD)


II. REFLEXIONES, PROPUESTAS Y SUGERENCIAS DE LA MESA DEL MOVIMIENTO SOCIAL DE MUJERES PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LOS MECANISMOS DE GÉNERO EN LA CIUDAD DE CARTAGENA.
-Rubiela Valderrama Hoyos




  La Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar
La Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar es un espacio en el que confluyen diversas organizaciones sociales, redes y mujeres independientes que en febrero del año 2007 se unen con el propósito de articular conocimientos, experiencias y saberes en torno a la defensa de los derechos humanos de las mujeres y visibilizar apuestas políticas en espacios de decisión a nivel distrital y departamental.

Actualmente hacen parte de Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar las siguientes organizaciones:
      Alianza Regional de Mujeres y Calidad de vida.
      Asociación de Mujeres Integradas de las Gaviotas-AMIGA.
      APRODIC
      Asociación de Mujeres Graciela Chaine.
      Asociación Santa Rita para la Educación y la Promoción - FUNSAREP.
      CEMCI
      Colectivo de Abogadas Elenita González.
      Comité Local de Mujeres Afrodescendientes.
      Red de Empoderamiento de  Mujeres de Cartagena y Bolívar
      Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad - LIMPAL Colombia. Mesa Local DESC
      Mesa de Mujeres Populares de Cartagena y Bolívar- Por otro mundo posible.
      Colectivo de Mujeres Restituyendo Derechos
      Red de Mujeres Montes de María
      Ruta pacifica de Mujeres de Bolívar.
      Suchia
      Mujeres del Congreso de los Pueblos
      Asomacobol




Ø  Las Autoras:
. Consuelo Arnaíz Pedrosa; (QEPD) (19xx – 2015), Feminista, Teóloga, Magíster en Estudios de Género, Coordinadora del Area Mujer y Desarrollo.  Educadora popular, Fundadora de la Asociación Santa Rita para Educación y la Promoción – FUNSAREP e integrante de la Mesa del Movimiento Social de Mujeres.


. Rubiela Valderrama Hoyos; Feminista, Trabajadora Social, Magíster en Estudios de Género, área Mujer y Desarrollo, Socia fundadora de la Red de Empoderamiento de Mujeres de Cartagena y Bolívar, integrante de la Mesa del Movimiento Social de Mujeres.

INTRODUCCIÓN


Rubiela Valderrama Hoyos


La institucionalidad de género en la ciudad de Cartagena y el departamento de Bolívar, ha sido una preocupación constante del Movimiento de Mujeres. En el año 1992 se produce “la primera incidencia directa en el gobierno distrital, logrando más tarde,  la aprobación del acuerdo número 38 de noviembre 29 de 1994, para la creación de la oficina de la mujer”[1]. A partir de este momento las organizaciones de mujeres se fortalecen para trabajar con más certeza la exigibilidad de derechos, la construcción de la política pública de mujeres y sus instancias rectoras.

La primera década del siglo XXI, transcurre sin mayores logros institucionales para las mujeres de Cartagena y Bolívar, pues a los gobiernos de turno no les alcanza la voluntad política para entender la importancia de los derechos humanos de las mujeres, a pesar del contexto favorable que en esta materia venía ocurriendo a nivel internacional con las convenciones y resoluciones de la ONU y de alguna manera a nivel nacional con la formulación de las políticas nacionales de mujeres.

De acuerdo al “Análisis comparativo de propuestas de institucionalización de programas y proyectos dirigidas a las mujeres, según cada administración, en el periodo (1992 – 2003)”[2] , las pocas actividades dirigidas a las mujeres se realizaron desde un enfoque  familista, de bienestar y nunca pensados desde una concepción de derechos, pues a las mujeres las trataban como población vulnerable, los programas entonces estaban dirigidos a capacitarlas en oficios varios y de subsistencia, tampoco hubo presupuestos adecuados y mucho menos institucionalización de un ente rector de políticas y programas.

Independientemente de lo frustrante que era para las activistas del movimiento, el hecho de que los mandatarios locales se hicieran los de la vista gorda con los temas de las mujeres, estas y las organizaciones continuaron el proceso de empoderamiento político, la incidencia en el cabildo distrital y la Asamblea departamental, logrando al menos en lo formal el establecimiento de acuerdos y ordenanzas a favor de una institucionalidad que trabajara de manera directa por los derechos de las mujeres y de manera trasversal por la eliminación de todas las formas de violencia y discriminación basadas en género.

 Es claro entonces que, aun con toda la fortaleza del movimiento social, la llegada de mandataria/os, (Judith Pinedo y Juan Carlos Gossain) que han posibilitado la formulación de las políticas de mujeres con perspectiva de géneros, no se ha logrado una institucionalidad fuerte que logre desarrollar dichas políticas e impactar positivamente la vida de las mujeres de Cartagena y Bolívar.

Por ello, nosotras desde la Mesa del Movimiento, continuamos aportando ideas, conceptualizaciones y propuestas claras, sobre cómo, desde donde,  con cuanto y con quienes es posible el avance de las mujeres a nivel institucional. Justamente este documento escrito a tres manos, recoge de manera crítica y propositiva  esos elementos.


[1] Valderrama, Rubiela. Hacia una Política Pública de Mujeres con Perspectiva de Géneros. 2008. Pag. 119.
[2] Op.Cit. Pag.123.



I.              LA IMPORTANCIA DE LA INSTITUCIONALIDAD DE GÉNERO Y SUS MECANISMOS.[1]

Consuelo Arnaiz Pedroza

Es importante hacer una breve historia sobre la forma cómo se ha dado la incorporación de la institucionalidad de género en la Agenda internacional y en las agendas institucionales de los países. Eso nos permitirá comprender mejor qué ha sucedido en nuestro propio contexto local.
En general, denominamos “institucionalidad de género” a los mecanismos institucionales, por ejemplo las Oficinas de la Mujer, con estrategias diseñadas para cumplir con el objetivo de alcanzar la igualdad de género. Esto implica la definición de objetivos y metas, acciones y programas, y obviamente asignación de recursos presupuestales adecuados,  y de técnicos y profesionales cualificados. En estos procesos de legitimación, institucionalización y transversalización  de género en las políticas públicas, confluyen diversos escenarios (nacionales, locales, regionales…) actores e instituciones con estrategias de acción orientadas al fortalecimiento de las mujeres como actoras sociales y políticas.
Dos hechos son centrales en la discusión acerca de la institucionalidad de género y  las oficinas de la Mujer en la región durante los años 70, uno, la Declaración de México sobre la Igualdad de Acción de las Mujeres y el Plan de Acción Mundial (1975), y dos, todo el contexto que rodeó la aprobación de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, 1979). Precisamente en las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en México, en 1975, se plantea que “el establecimiento de una maquinaria interdisciplinaria y multisectorial dentro del gobierno, tales como Comisiones nacionales, Oficinas de la Mujer y otros cuerpos con un staff y recursos adecuados puede ser una efectiva medida transicional para la aceleración del logro de la igualdad de oportunidades para las mujeres y su total integración en la vida nacional”.
El surgimiento, a mediados de la década de los años 80 del marco interpretativo llamado Género en el Desarrollo, posibilita mayor claridad no sólo sobre las desiguales relaciones de poder entre los géneros, sino de las estructuras generadoras de desigualdad en los mismos Estados. Es el marco de este enfoque cuando se incorpora plenamente la transversalización del género (gender mainstreaming) en el sector público teniendo en cuenta la formulación de políticas públicas, implementación de programas y entrega de servicios.
La Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Nairobi en 1985 recomienda, por ejemplo, la conformación de mecanismos en los más altos niveles de gobierno, con recursos apropiados para asesorar y dar seguimiento al impacto de políticas públicas sobre las mujeres. El avance de la mujer, es concebido en esta Tercera Conferencia como el resultado de un trabajo de colaboración entre las Oficinas de la Mujer, Los Ministerios y las Agencias del Gobierno.
Pero es la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995 la que marca un hito importante en la definición de la institucionalidad de género.
A partir de una evaluación sobre el desarrollo de las Oficinas de la Mujer hasta ese momento, se recomienda que éstas asuman mayor liderazgo en la elaboración de políticas públicas. Los mecanismos de género son concebidos en esta Conferencia como instancias de coordinación de políticas que deben liderar los procesos de transversalización de género. Estos mecanismos deberían estar situados en posiciones jerárquicas de alto nivel y contar con recursos suficientes y autoridad para acceder a los espacios de decisión dentro y fuera del Estado, para incidir en las políticas públicas.
Una mirada a la ciudad de Cartagena. El papel de las mujeres en la construcción de la institucionalidad de género a través de su participación en la formulación de la Política Pública Distrital “Cartageneras en pleno goce de nuestros derechos”.
En una sistematización llevada a cabo por diferentes organizaciones de mujeres[2] publicada en el año 2013, se cuenta que la formulación de una política pública de y para las mujeres, fue una buena noticia para las mujeres populares de Cartagena. Ocurrió en el gobierno de una mujer especialmente sensible a las problemáticas de las mujeres, Judit Pinedo Florez, a través de un proceso de permanente diálogo con las organizaciones. Era la culminación de una aspiración largamente acariciada por el Movimiento Social de Mujeres de Cartagena:
“La política pública de mujeres de Cartagena fue un proceso de construcción de las organizaciones de mujeres, teniendo en cuenta las apuestas de nuestras agendas ciudadanas. Se formuló en el año 2008 en el inicio del gobierno de la alcaldesa Judit Pinedo Flórez, ya que ella, como mujer mostró tener mucho interés y voluntad política” (Entrevista a Noris Téllez Campos).
Esto no sucedió de repente,  sino que tiene unos antecedentes.
La participación en los espacios municipales, escenarios privilegiados para el desarrollo local, había permitido a las mujeres cartageneras construirse como “actoras en el desarrollo”, generando mayor empoderamiento en la toma de decisiones y promoviendo la democracia de género, puesto que la perspectiva de género en el desarrollo local busca lograr la equidad entre hombres y mujeres, como fuerzas imprescindibles para la construcción de la sociedad civil. Esta se concibe como un todo (lo económico y lo cultural), que debe incluir explícitamente las acciones para el desarrollo de ambos sexos, teniendo en cuenta que la cultura ha colocado sobre todo a las mujeres en situación de desigualdad. En concreto, en la ciudad de Cartagena, este proceso ha estado lleno de dificultades. Veamos algunos antecedentes.  Rubiela Valderrama[3] hace un interesante recorrido por las distintas administraciones, identificando avances y retrocesos en la incorporación de planes orientados a una mayor equidad entre los géneros.  En el marco de la alcaldía de Guillermo Paniza (1995-1997) por ejemplo, se logra incorporar un presupuesto para programas dirigidos a la mujer, pero esto se hace dentro de un enfoque familista que no genera procesos de empoderamiento. Posteriormente, en la administración de Nicolás Curi (1998-2000), se formulan algunos programas de participación de las mujeres en la toma de decisiones, pero no se les asigna presupuesto real en el Plan de Desarrollo. Un periodo muy importante fue la alcaldía de Carlos Díaz (2001-2003); el movimiento de mujeres de Cartagena, liderado visiblemente en esta etapa por la Red de Empoderamiento de Mujeres, logra que la política pública para las mujeres se incorpore en el Plan de Desarrollo de acuerdo con los principios de equidad y participación de la mujer, aplicando la Ley 581 del 2000 (ley de Cuotas). Sin embargo, esta política no tuvo desarrollo teórico ni programas específicos, por lo tanto nunca llegó de hecho a implementarse.
Un acontecimiento sin duda importante en este proceso de incorporación de la perspectiva de equidad de género en el desarrollo, y de avances en una institucionalización de género,  fue la firma del “Pacto de Adhesión al Acuerdo Nacional por la Equidad entre Mujeres y Hombres” en la administración de Alberto Barboza  (2004–2005) y la expedición del Acuerdo  del  Concejo Distrital de Cartagena (No 008 de Mayo 8 de 2005), que autoriza  la formulación e implementación de  una política pública para las mujeres en el distrito de Cartagena de Indias.
En el año 2008, una vez que el Movimiento “Por una sola Cartagena” liderado por la María Mulata, ha conquistado el poder local en la ciudad de Cartagena,  la alcaldesa promueve decididamente la participación de la ciudadanía en la construcción del Plan de Desarrollo distrital. Las diversas instancias organizativas de las mujeres dedican sus esfuerzos a la incorporación de una política pública de/para las mujeres, con perspectiva de género y enfoque de derechos, en el Plan de Desarrollo del Distrito de Cartagena. Para ello, definen colectivamente unas propuestas que posicionan de manera transversal en las diferentes temáticas abordadas (salud, educación, empleo, seguridad, vivienda…) y de manera particular, en la Mesa que trabaja las problemáticas de grupos poblacionales específicos, entre ellas, las de las mujeres, logrando incorporar una propuesta de formulación de política pública para las mujeres en el Plan  de Desarrollo, que contempla las siguientes situaciones insatisfactorias para las mujeres, que limitan sus derechos humanos:
a) La creciente  violencia contra las mujeres en el Distrito de Cartagena.
b) La restricción de los derechos económicos, sociales y culturales a  las mujeres.
c) Las problemáticas asociadas a los Derechos Sexuales y Reproductivos y
d) La insuficiente  participación y representación política de las mujeres.
En esta dinámica de formulación de la política pública de mujeres en Cartagena  hay un proceso estructurado en el que confluyen diferentes instancias y movimientos. Así es narrado por algunas funcionarias de la administración local:
“Una vez organizadas las mesas de trabajo del Plan de Desarrollo hay incidencia de las mujeres y se involucra el asunto de la formulación de la política pública dentro del mismo; así comienza metodológicamente a estructurarse el proceso para la formulación de la política, en el cual participa la administración distrital con el Movimiento de Mujeres y la asesoría y acompañamiento técnico de la cooperación internacional. Yo creo que la presencia de las mujeres organizadas es una participación positiva; definitivamente la política pública si no tiene la participación y el empoderamiento por parte de la sociedad civil puede terminar en letra muerta. Se destaca fundamentalmente la participación del Movimiento de mujeres en las Mesas previas, incluso a la hora de instalar la línea-base o diagnóstico que se realizó como soporte a la política pública. E incluso en su fase de ejecución a través del seguimiento de manera permanente a los avances de la administración”. (Entrevista a Nubia Chams. Funcionaria pública, secretaria de Participación ciudadana en la etapa de formulación de la Política Pública).
Un importante logro del Movimiento de Mujeres de Cartagena en este proceso fue, sin duda,  captar la sensibilidad y voluntad política de la alcaldesa Judit Pinedo Flórez a favor de la defensa de los derechos de las mujeres, y establecer con su administración el Pacto “La ciudad que soñamos y queremos las mujeres”, para la construcción de política pública para las mujeres (8 de marzo del 2008), teniendo en cuenta las cuatro problemáticas señaladas.
Es así como el día 9  de marzo del 2009 se promulga en la Plaza de la Aduana, con presencia masiva de las organizaciones de mujeres de Cartagena,  la Política Pública de Mujeres para la Equidad de Género “Cartageneras en pleno goce de nuestros derechos”.
Esta política pública afirma claramente un enfoque de derechos: “la política pública de mujeres para la equidad de género se fundamenta en la voluntad política de la administración para dar cumplimiento a una serie de compromisos en materia de derechos humanos de las mujeres, que se caracterizan en el desarrollo de políticas públicas que reconocen a las mujeres como sujetas de derechos…” (Taller de reconstrucción de la experiencia).    Se sustenta en la normatividad internacional y nacional favorable  a los Derechos de las Mujeres y está orientada a la construcción de mayor autonomía tanto física como política, económica y sociocultural.
En la  formulación de la política pública “Cartageneras en pleno goce de nuestros derechos” hay un claro enfoque mixto, en el que confluyen factores y actores diversos en la toma de una decisión política: la administración distrital, el movimiento social de mujeres y la cooperación internacional -a través de la asesoría técnica- logran a través de un proceso de interacción sacar adelante una política favorable a los derechos de las mujeres.
Es muy importante señalar que en el contexto que da origen a la política pública,  hay un auge significativo de  la participación política de las mujeres organizadas en la ciudad, fruto de la decisión de articulación de las mujeres en la mesa del Movimiento social de Mujeres de Cartagena y Bolívar en el año 2006. Existe la percepción de que “las organizaciones de mujeres dan un giro, se incrementa la formación y capacitación política para que atendiendo al contexto y fortaleciendo el empoderamiento las mujeres puedan exigir sus derechos; se incrementan los procesos de construcción y difusión  de las agendas de mujeres a través de Cabildos y Foros,  y se genera una dinámica de articulación muy poderosa” (Taller de reconstrucción de la experiencia”).
En el año 2014 es promulgada en el departamento de Bolívar la Política pública “Equidad de género y Autonomía de la Mujer Bolivarense”, la cual es  adoptada por la Ordenanza 29 del 2012, en la cual se dictan las disposiciones de formulación e institucionalización de la PP.

Esta política se propone desarrollar una estrategia de trasversalización/incorporación de la perspectiva de enfoque diferencial y de género, -que contemple la edad, sexo, etnia, orientación sexual, territorio urbano y rural, condición socioeconómica, situación de desplazamiento y condición de discapacidad funcional-, en el conjunto de las políticas, planes, programas, proyectos y presupuestos de la administración departamental para garantizar la igualdad de las mujeres, la no discriminación y la eliminación de la violencia en su contra, de manera que esto sea un reto de Desarrollo para el conjunto de la sociedad bolivarense y un objetivo de la administración pública.
A estas alturas, el Movimiento de Mujeres de Cartagena, considera importante hacer un análisis acerca de la brecha existente entre los planteamientos de la Plataforma de Acción Mundial (PAM) aprobada por la cuarta Conferencia en 1995 y el Programa de Acción Regional para las Mujeres de América Latina y el Caribe (1995-2001) y el funcionamiento del Estado colombiano, especialmente en sus niveles locales. ¿Cómo está, de hecho, siendo incorporada la institucionalidad de género? ¿Cómo operan los mecanismos de género en nuestra región, en qué escenarios actúan, con qué presupuestos cuentan, con qué asesoría técnica y con qué profesionales formados en el campo del género? ¿Cómo están siendo aplicadas y desarrolladas las leyes que protegen a las mujeres de la violencia (ley 1257/2008 y sus decretos reglamentarios; ley 1719 de 2014, sobre atención a mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado…)? ¿De qué manera se aplican las medidas que favorecen la participación equitativa de las mujeres en espacios de decisión?   ¿Qué sucede con la implementación efectiva de las políticas públicas de mujer y género en el distrito y el departamento? ¿Cómo está siendo trasnversalizada la política pública nacional de Mujeres…?
El malestar experimentado por las mujeres ante el desanclaje entre las medidas proclamadas y la efectiva implementación de las mismas, es creciente. Urge tomar posiciones que sacudan la inercia y movilicen en torno a una institucionalidad de género que fortalezca el empoderamiento de las mujeres en la ciudad y el departamento.

 
Referencias

Mujeres Populares, saberes y poderes. Experiencias y aprendizajes de organizaciones de mujeres populares participantes en procesos de formulación e implementación de políticas públicas de mujeres y género, en Medellin, Bogota y Cartagena (2004-2011)

Valderrama Rubiela: Hacia una política pública de mujeres con perspectiva de género en el Distrito de Cartagena de Indias (1991-2003). Tesis de maestría. Universidad nacional de Colombia. Universidad de Cartagena 2008.

www.cidesd.org. – Documento Cidesd 06/2015.
 


[1] Este documento ha sido resumido para efectos de presentación y publicación por parte de la Mesa del Movimiento Social de Mujeres, el día 24 de Noviembre de 2015. El documento completo ha sido publicado por el Centro Interdisciplinario de Derechos Sociales y Desarrollo. www.cidesd.org. – Documento Cidesd 06/2015.
[2] Mujeres Populares, saberes y poderes. Experiencias y aprendizajes de organizaciones de mujeres populares participantes en procesos de formulación e implementación de políticas públicas de mujeres y género, en Medellin, Bogota y Cartagena (2004-2011)
[3] Valderrama Rubiela: Hacia una política pública de mujeres con perspectiva de género en el Distrito de Cartagena de Indias (1991-2003). Tesis de maestría. Universidad nacional de Colombia. Universidad de Cartagena 2008.


 



sábado, 21 de noviembre de 2015

LA VIOLENCIA EN CONTRA DE LAS MUJERES ES UN OBSTÁCULO PARA LA CONSTRUCCION DE PAZ



25 de Noviembre, Día Internacional de la NO violencia contra las mujeres


La Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar rechaza con  fuerza toda clase de violencia en contra de los cuerpos femeninos. En Colombia, las cifras de violencia de género son alarmantes, entre enero y febrero de 2015, 126 mujeres han sido víctimas de homicidio. En la misma fecha, 2.631 mujeres acudieron al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF) para ser valoradas por delitos sexuales. En el marco de la violencia intrafamiliar, 735 niñas y mujeres adolescentes fueron víctimas de violencia por parte de un  familiar o cuidador. Así mismo reportan las cifras que 6.269 mujeres fueron víctimas de violencia por su pareja (Tomado del boletín epidemiológico del  INMLCF).

Por todas estas violaciones de derechos humanos, las mujeres estamos alertas a las medidas que tomen las autoridades competentes, y vemos con gran preocupación, que a pesar de la puesta en marcha de las legislaciones vigentes, entre ellas, la ley 1257 de 2008, van  surgiendo y afianzándose en los territorios urbanos y rurales nuevas expresiones de criminalización que profundizan las violencias de género y ponen en el centro de sus disputas los cuerpos de las mujeres.

El Movimiento social de  mujeres está vigilante, ya que según investigaciones hechas en algunos procesos de negociación de conflictos, las experiencias han mostrado que en situaciones de procesos de acuerdos y construcción de paz se generan nuevas formas de violencias y criminalidad.  ¡Una vez más, el Movimiento social de mujeres  está alerta! Considera que para que la PAZ Florezca las mujeres tenemos derecho a vivir una vida Libre de Violencias, por tanto  la Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar rechaza con indignación todo tipo de violencias, especialmente aquellas que se ejercen contra las mujeres por el solo hecho de serlo, y exige a las autoridades competentes justicia y una verdadera y eficiente gestión, frente a todo tipo de violencias que se ejerzan en contra  de las mujeres.

La Mesa del Movimiento Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar  ha programado, en el marco del 25 de Noviembre -Día Internacional de la NO violencia contra las mujeres-, actividades de acciones de carácter simbólico para la  manifestación de afecto hacia las mujeres y la presentación de informes sobre la situación de las mujeres y la institucionalidad en la ciudad y el departamento.

La agenda para el día 24 de noviembre estará centrada en la presentación de informes sobre feminicidios y la institucionalidad de género en Cartagena y Bolívar, a partir de las 5:00 de la tarde en el Centro de Formación de la Cooperación Española en alianza  con Humanas y la AECID. Para el día 25 de noviembre, se desarrollará una acción simbólica de NO VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, Mi compromiso con la paz y las mujeres  donde la ciudadanía cartagenera podrá expresar manifestaciones de afecto hacia las mujeres y en la construcción de paz, en el sector de Puerto Duro en el centro de Cartagena, a partir de las 4:00 pm.

¡¡¡Las mujeres estamos vigilantes y en movimiento!!!

miércoles, 2 de septiembre de 2015

NO MAS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES



 COMUNICADO DE PRENSA
 

La Mesa del Movimiento de Social de Mujeres de Cartagena y Bolívar, ha conocido a  través de las redes sociales, un video del discurso del candidato a la gobernación de Bolívar Dumek Turbay, en su visita al municipio de Pinillos Bolívar  supuestamente en el mes de agosto, lo cual se expresa de manera violenta contra una mujer candidata a la gobernación de Bolívar, diciendo en su discurso público “Usted me presta la pringamoza, que con la pringamoza, es que le voy a dar a la china”, expresiones como éstas contribuyen a aumentar  los estereotipos, imaginarios y prácticas violentas contra las mujeres.

Aún más, la mayor  preocupación de la Mesa, es que viene  de un candidato, que   de ser elegido el próximo 25 de octubre, se pone en duda sus obligaciones de respetar, defender y garantizar los derechos de la mujeres Bolivarenses, e implementar  la política pública de mujer  y género y el  derecho  a una  vida libre de violencias que tiene el departamento, así mismo poner en marcha su programa de  gobierno, que contempla acciones de “mujeres en condiciones de equidad e igualdad, como también  implementar la cátedra de género”; y para implementar  y orientar todas estas políticas, hay que dar ejemplos.

Nos extraña mucho, que el partido liberal, que es quién avala al candidato  Dumek Turbay, no se haya pronunciado, dado que el pasado 9 de julio se comprometió públicamente con la Corporación Red  de Empoderamiento de las Mujeres  de Cartagena  de Indias y Bolívar, a través de la firma del acuerdo de voluntades a promover la equidad de género y la participación efectiva de las mujeres en la campaña electoral.   

Por ello, la Mesa del Movimiento social de mujeres, rechaza de manera contundente todas las violencias que se ejerzan de manera simbólica, física, psicológica, patrimonial, económica y política  contra las mujeres, tanto en el ámbito privado como el  público.

Y solicitamos que de manera pública que el partido liberal en su condición de avalista y el candidato, pidan excusas  a través de un medio de comunicación, no solamente a  las mujeres sino a la sociedad  en general porque la paz,  empieza por  desarmar   los vocabularios.

Igualmente aprovechamos la oportunidad para invitar a todos los candidatos  de  Cartagena y Bolívar, hacer campañas no violentas y discriminatorias contra las mujeres, sino bajo propuestas políticas y programáticas.

PORQUE LAS MUJERES ESTAMOS  EN MOVIMIENTO,
RECHAZAMOS  TODAS LAS FORMAS  DE VIOLENCIAS CONTRA  LA MUJERES.


VIDEO

jueves, 4 de junio de 2015

Rechazo a las agresiones sexuales contra mujeres del municipio de Santa Rosa (Bolívar)


COMUNICADO
De rechazo a las agresiones sexuales contra mujeres del municipio de Santa Rosa (Bolívar)


Cartagena de Indias, (Colombia).
Junio 5 de 2015

La  Mesa  del  Movimiento Social  de Mujeres  de Cartagena y Bolívar, rechaza  enfáticamente  la violencia sexual masiva realizada en  el Municipio de Santa  Rosa Bolívar,  donde hombres no identificados han realizado desde el mes de mayo agresiones sexuales que  afectan  específicamente  a las mujeres  jóvenes, con la intención de ejercer control sobre sus vidas y limitar sus libertades.

En todos los casos y circunstancias, sea ella ejercida por hombres conocidos o desconocidos, en escenarios domésticos o públicos, en tiempos de paz o de guerra, la violencia sexual se constituye en una agresión, un atentado contra la autonomía física de las mujeres. Representa la apropiación violenta y directa de sus cuerpos y de su sexualidad. Revela el uso de la  violencia como una forma de control que destruye la integridad física, psicológica y sexual de las mujeres.

Inflingir este sufrimiento parece ser la máxima expresión del poder y de la hegemonía sobre el sexo femenino por parte de los hombres  violadores. La fuerza y la violencia contra las mujeres es una herramienta poderosa  de sometimiento  que tiene como resultado un sufrimiento inenarrable.

Consideramos  que la no sanción e investigación adecuada   y profunda    sobre  los delitos sexuales  fortalecen  los comportamientos  autoritarios, patriarcales  ejecutados  por  hombres   que se asumen como  dueños  de  la vida  de las mujeres.

Esperamos que la nueva ley Rosa Elvira cely, que acaba de ser aprobada para que los casos de violencia sexual y de genero  no queden impunes sea una realidad para las mujeres de este país. 

Queremos decirles a las mujeres jóvenes y victimas de violencia sexual de Santa Rosa y Cartagena y Bolívar que no estan solas, si tocan a una, nos tocan a todas. 

Hacemos un enfático llamado  a  las autoridades  del Municipio de santa Rosa, a las autoridades departamentales, y a las instancias de justicia y  control para que  pongan fin  a la violencia contra las mujeres. Exigimos unas  investigaciones eficaces y eficientes, donde   sancionen  a los culpables con la máxima pena.  Que se implementen las políticas públicas departamentales y municipales de prevención y erradicación de las violencias contralas mujeres y las niñas; y que se les garantice a las mujeres una vida libre de violencias.

Las violencia sexual contra las mujeres  profundiza la inseguridad  en el territorio,  razón por la cual  las mujeres  exigimos  que  podamos  tener  una vida  libre  de violencias,  en paz  y con seguridad.


La  violencia sexual contra las mujeres y las niñas  tiene  que  ser  sancionada!.


La paz  con violencia sexual  no es paz!!!.